Tarde soleada

Ahora lo entiendo…
Han sido muchos años de negativismo, ¿cierto?
Muchos años perdidos antes del amanecer,
y ahora es cuando lo veo así.
Cuando el único secreto es,
«¡haz algo! ¡hazlo ya!»
He perdido incontables oportunidades
en los negocios, en el amor, en la prosperidad.
Pretendía escapar de todas las cosas
y ver solamente las cosas malas.
Me dejé llevar por la depresión
y por una pasión mezclada con oscuridad.
Hice muchas cosas de las que me arrepiento.
Mas ahora, ya están atrás.
De todo lo anterior, ¿qué es lo que me queda?
Apenas sus registros.
Ahora lo entiendo.

Estas son las lágrimas derrammadas,
los suspiros exhalados, la energía desperdiciada.
Estos son los sueños rotos
de un tiempo lleno de tensiones
y muchísimo descontento.
La ilusión del amor que nunca fue…
La frustración de las derrotas
que yo mismo he inducido.
Y esto es lo que hay…
Un mundo en silencio, la calma
de la tarde soleada que entra por la ventana.
Aún puedo ver…
Honorable señora Luna, honorable señor Sol,
esta es la calma que inspira este momento,
un día para sobreponerse al pasado…
para entender, para perdonar.
Yo soy yo, ella es ella,
quienquiera que sea.

¿Cuál es la meta de ahora?
Al ver mi pasado, entiendo
que ya no soy el mismo,
o que ya no quiero sentir que vivo
de problema en problema.
Que ya todo puede terminar…
y es mejor que así sea.
Incluso este nikki va a terminar.
Los sueños serán alcanzados,
mucho empeño será puesto
y muchos amigos confiarán de nuevo.
Mantengo mi esperanza,
mantengo mi propia armonía
en medio de esta era de paz
que me enseñó que la paz perpetua no existe.
Voy a enfrentar la vida
con la frente en alto,
con la razón y con el corazón.

Esta es mi promesa…
la de superar las glorias pasadas,
recuperar y reconstruir las pérdidas
y conquistar un nuevo mundo.
Esta es la incertidumubre
que señala el inicio de toda aventura.

Y esta es la sensación
de que lo mejor está por llegar…

Ica, 24 de agosto de 2015 | 3:31 p. m.

Imagen: PIRO4D

Di algo...