Doce libros en un año

A comienzos de 2019, encontré un tuit de Ami Rodriguez que promocionaba el siguiente reto lector:

Figura 1 Reto lector 2019 de Jonathan Briones Rovira. Su blog ya no está disponible, pero también usó esta imagen en una publicación de Instagram.

El crédito de la idea (y de la imagen del reto) le pertenece a Jonathan Briones Rovira. Lamentablemente, ha eliminado su blog y algunas de sus redes sociales, donde explicaba cómo se le había ocurrido la dinámica y qué libros había elegido para comenzar.

De todos modos, las condiciones son fáciles de entender: cada mes deberás leer un libro sobre el tema señalado. Por supuesto, podrías dejarlo todo para el final o leer los doce libros en enero, pero la gracia es fomentar el hábito de la lectura. El reto consiste, pues, en separar algo de tiempo para leer, incluso si ello implica menos horas de Netflix.

Como me encantó la idea, compartí el reto en mi perfil de Twitter, así como mis avances a lo largo de ese año.

Estos fueron los doce libros que leí para el reto de Briones de 2019:

Enero: un libro de menos de cien páginas

Libro elegido: La vida de Lazarillo de Tormes (Anónimo)

Uno de los primeros clásicos de la literatura picaresca española, narra las aventuras de Lázaro, un joven que al verse víctima de las bromas y los agravios de su primer patrón, entiende que necesitará recurrir a su astucia y aprovecharse también de las debilidades de los demás para sobrevivir, pues sus mayores también se aprovecharán de su ingenuidad a la primera.

Un detalle que me llamó la atención es el uso del lenguaje. Se trata de un texto anónimo, cuya copia más antigua data de 1554. El español de la época hace gala de preposiciones y expresiones que suenan lejanas (desta, heme, ansí, etc.), ¡incluso hay palabras con género invertido, como «la puente»!

También me sorprendió la percepción de la crianza, el abandono y el trabajo infantil. El que la madre renunciase a su hijo Lázaro y lo dejara al cuidado de un ciego que se lo llevaría por los caminos de España sería algo de escándalo para las madres modernas. Lázaro tiene varios amos a lo largo de su aventura; algunos de ellos le harán pasar hambre y otros lo usarán para conseguirse el sustento diario. Si quiere sobrevivir, más le vale tener un ojo vigilante.

Febrero: un libro que siempre quisiste leer

Libro elegido: La Biblia

Como la mayoría de niños peruanos citadinos, asistí a un colegio donde se dictaba el curso de «Educación Religiosa»: un par de horas a la semana para hablar de Dios, de Jesús, de las historias y personajes bíblicos más conocidos y de sus enseñanzas morales.

Crecí como católico, y me parecía buena la idea de creer en un dios creador, amoroso y omnipotente, que en su deseo de enseñar a los humanos cómo vivir en paz y armonía, inspiró a los líderes de Israel para compilar sus enseñanzas y envió a su hijo para ser el portavoz principal de una doctrina destinada a volver a reunir a todas las personas bajo una misma fe y una misma comunión.

Quizá por eso tenía muchísimo interés por leer las Escrituras cristianas.

De niño, no contaba con una biblia completa. Es decir, solo tenía Nuevos Testamentos, de los que reparten los Gedeones o de los que ya guardaba mi familia. Solamente una vez, cerca de los diez años, conseguí prestada por unos días una edición completa y pude leer parte del Pentateuco. Todo lo que recuerdo es que me impresionó enterarme de que la gente vivía más de novecientos años.

Para no alargar la historia, digamos que eventualmente conseguí unas Escrituras que incluyesen el Antiguo Testamento y, en el contexto de este reto, decidí que ese sería mi libro para febrero. Su lectura me tomó casi treinta horas, aunque por momentos hacía lectura veloz.

Algún día contaré las conclusiones a las que he llegado, aunque ya te adelanto que los temas que más me impresionaron fueron:

  • la justificación divina del papel secundario de la mujer,
  • la sexualidad no reproductiva vista como algo impuro,
  • la venganza como método de resolución de conflictos,
  • la ideología de la salvación, y
  • la percepción de la ética en la Palestina de hace más de dos mil años.

La versión que elegí fue La Biblia Latinoamericana, la misma que me prestaron a los diez años. Sus ediciones físicas son reconocibles por su color rojo característico. Su texto completo también está disponible en Internet.

Marzo: un libro de un autor de tu país

Libro elegido: Chaskaschay (Ch’aska Eugenia Anka Ninawaman)

Llegamos con la primera representante femenina, que escribió el único libro en quechua que leí en este 2019 (y en toda la década).

Quería leer un libro en quechua escrito por una mujer peruana, más por curiosidad intelectual que por ser «el mes de la mujer». El problema es que el quechua no tiene una escritura normalizada, ni un registro ordenado de su literatura, ni tantas warmi qillqaq que publiquen sus obras en repositorios digitales de acceso abierto.

De hecho, Chaskaschay es, hasta la fecha, la única obra completa que cumple esos requisitos. Se trata de un poemario publicado por una editorial ecuatoriana y que encontré en el Repositorio Digital de la Universidad de Nuevo México. (El reto dice «autor de tu país», no «libro publicado en tu país».)

Si tuviera que calificarlo con una palabra, sería decepción.

No solo porque me decepcionó, también porque muchos de los poemas de Anka Ninawaman me transmiten angustia, lamento, tristeza, decepción. Es un libro que puedes guardar para tu hora triste, pero yo esperaba un contenido más optimista, un canto a la vida, a la naturaleza, al quyllursapa hanaq pacha.

Que sea el único ejemplar de literatura quechua de acceso abierto escrita por una peruana me decepciona todavía más. Estoy seguro que hay otras chicas capaces de escribir historias de amor o de aventuras en runasimi, si es que no las publicaron ya en Scribd o Wattpad, por eso no las encuentro todavía.

Si una virtud puedo reconocerle es, precisamente, colocar su libro en un repositorio abierto. Quienes buscamos muestras de quechua escrito deberíamos agradecerle. (Y no, la Wikipedia en quechua todavía no llega a ese nivel.)

Abril: un libro de economía o política

Libro elegido: Basic Economics (Thomas Sowell)

Ami Rodriguez es un influenciador que se dirige a un público entre infantil y adolescente, un segmento característico por su descontento ante la realidad adulta y sus ganas de cambiar el mundo a través de las buenas intenciones.

Por eso, si revisas su tuit original sobre este reto, verás quejas sobre el tema asignado para este mes. Pocas centeniales muestran interés en la economía y la política. Tampoco ayuda el que los noticieros y periódicos estén llenos de historias de funcionarios corruptos e ineficientes y el que en los colegios no se deje de tarea hacer una declaración anual de renta.

Mira, como trabajadores, empresarios y votantes del futuro, el manejo del dinero y los entresijos legales son asuntos que nos competen. Aun así, entiendo que te parezcan temas aburridos y pesados.

Si ese es tu caso, disfrutarás de Padre rico, padre pobre de Robert Kiyosaki. Es corto, contiene anécdotas de infancia y no se corta en criticar el sistema educativo (que también te aburre). Pero también te instigará a que te formes en finanzas, tributación y leyes, pues eso te ayudará a conservar mejor tu dinero, proteger tus emprendimientos y prepararte para el futuro.

Eso sí, no contiene planes de acción, y mucho de lo que leerás allí no será aplicable en nuestros países (pues cita muchas instituciones de Estados Unidos), pero quédate con la idea de que tu educación financiera es tu responsabilidad.

Los siguientes dos libros son para lectoras que buscan un desafío de verdad: Economía básica de Thomas Sowell y Las 48 leyes del poder, de Robert Greene. Hablo más detenidamente de ambos en mi artículo: Libros para entender la realidad.

La versión original del primero (Basic Economics) es la que leí en abril, y a medida que avanzaba, hizo que me preocupara por haber votado por cierta persona en 2016 (que no resultó elegida, gracias a Pachacámac) y me cuestionara si sus propuestas económicas son lo que necesitamos para aumentar la generación de riqueza en mi país.

Mayo: un libro infantil

Libro elegido: Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes (Elena Favilli y Francesca Cavallo)

Cien historias de cien mujeres destacadas. Más bien, noventa y nueve chicas y un niño con disforia de género cuyo caso, debido a cómo lo abordaron sus padres, podría considerarse «no apto para menores» en ciertos círculos.

Se trata de una colección de cuentos de una página (con su respectiva ilustración) que resumen la vida y los logros de estas mujeres. Hay ejemplos para todos los gustos, desde faraonas egipcias hasta candidatas políticas.

La mayoría de casos son interesantes. Incluso hay buenas historias que puedes contar a tus hijas antes de dormir. Personalmente, me encantó la de Manal al-Sharif, cuya frase final me parece la más potente de todo el libro: «No pregunten cuándo terminará la prohibición. Sólo salgan y manejen».

Otras historias, sin embargo, me parecieron vacías. En el caso de personajes de las que casi no hay registros, se tuvo que rellenar los relatos con datos históricos que entorpecen la experiencia de leer un libro de cuentos infantiles. A propósito, debido a este formato, quizá no sea tan disfrutable para nosotros los mayores, más interesados en cosas como las intrigas por el poder y la tensión sexual en las relaciones humanas.

Es un libro interesante si quieres descubrir historias de mujeres que se centraron en crear e implementar antes que en quejarse por su destino, aunque si tuviera hijas, quizá prefiera leerles las biografías de Wikipedia, o Women Who Launch de Marlene Wagman-Geller.

Junio: un libro del que se haya hecho una película

Libro elegido: El buscón (Francisco de Quevedo)

Para junio, puedes usar cualquiera de los clásicos del género, como Harry Potter, El código Da Vinci, Cincuenta sombras de Grey, Casino Royale, etc. Solo debes tener en cuenta que las adaptaciones cinematográficas difieren, en mayor o menor medida, de los libros.

Adquirí El buscón luego de verificar que también tenía su propio largometraje. Mucho de lo dicho para La vida de Lazarillo de Tormes aplica también aquí. De hecho, si la historia de Lázaro te pareció muy corta, las aventuras de Pablos llevan la viveza y el juego de apariencias más allá.

De manera similar al primero, cuando se ve víctima de las novatadas de sus compañeros de clase, entiende que él también deberá recurrir a la astucia si quiere vivir bien. De hecho, Pablos pretende conseguirlo todo solamente con jugarretas, y vive relativamente bien. Dinero, mujeres y aventuras no le faltan. Incluso consigue salir bien librado cuando queda al descubierto.

En cuanto a la película, no te la aconsejo si te molestan los desnudos «de adorno», pues esta contiene los suficientes como para poner un aviso de restricción de edad (18+). Aunque tampoco sería más interesante si los quitaran. Es una representación aceptable de los hechos del libro y de cómo se vivía en la España de aquellos años, pero poco más.

Lo que sí me pareció rescatable fue su tema principal, «Poderoso caballero es Don Dinero», una versión cantada de ese poema de Quevedo y cuyo mensaje sigue siendo tan contemporáneo como hace cuatrocientos años.

Julio: un libro publicado hace más de 150 años

Libro elegido: Pride and Prejudice (Jane Austen, publicado en 1813)

Por alguna razón se me antojó leer algo de romance escrito por una mujer, así que recordé haber visto publicaciones de chicas con citas de algunos pasajes de Orgullo y prejuicio, así que algo interesante debía tener.

¿El resultado? Fue uno de los libros más densos que leí, y creí que jamás llegaría a terminarlo.

De romance (en el sentido contemporáneo del término) no veía nada. Vamos, no pido insinuaciones ni besos ni duro contra el muro en la segunda página (ni en la penúltima), pero es que la dinámica de las relaciones humanas era demasiado diferente a lo que estaba acostumbrado a ver en libros, en la televisión y en casi todo.

Pride and Prejudice es una historia sobre gente adinerada en la Inglaterra victoriana, muy adepta a las apariencias y muy recatada en su forma de actuar, y quizá por eso no conseguía identificarme con casi nada ni nadie. Aunque Elizabeth tenía comentarios muy buenos. Y todos los personajes me parecían creíbles en su juego de apariencias y en los roles de sexo esperables para la época y el contexto. Más allá de eso, no recuerdo mucho.

Recién entendí el libro luego de ver reseñas en YouTube (como la de LadiesUnicorn) y de leer el último tercio. De todos modos, siento que me he perdido de algo y que quizá debería releerlo o consultar un resumen para terminar de asimilar esa historia.

Agosto: un libro que no terminaste de leer

Libro elegido: El Perú en los tiempos antiguos

Para ese mes elegí uno de los muchos coleccionables que solía juntar entre los siete y diez años. A esa edad, rara vez me habituaba a terminar lo que empezaba: leía los libros por un momento y los dejaba acumular polvo durante meses y años.

El Perú en los tiempos antiguos es un resumen de la historia del Perú, desde el ascenso a Paccaicasa hasta la victoria de Atahualpa. Existe un segundo volumen, El Perú en los tiempos modernos, desde la llegada de Francisco Pizarro hasta la victoria de Alejandro Toledo; para el reto usé solo el primero.

El texto, por momentos, parece un cortipega de las crónicas coloniales. Me daba igual porque, de todas formas, leer historia me encanta, y todavía más si salpican los textos con palabras en idiomas extraños con ortografía dudosa (como el quechua escrito por los cronistas).

Septiembre: un libro de un autor ganador del Nobel

Libro elegido: I am Malala (Malala Yousafzai —nóbel de la Paz en 2014— y Christine Lamb)

En los últimos años, Malala se ha convertido en un ícono juvenil de la lucha por el derecho a la educación, así que tenía curiosidad por saber qué había hecho y cuáles eran sus propuestas.

El libro en sí relata la vida de Malala, una joven paquistaní que a los quince años fue víctima de un atentado al volver de la escuela. Pero es el contexto lo que hace especial a esta historia: ella vivía inmersa en una de las culturas más restrictivas con las mujeres y con su educación, pero tuvo la suerte de que su padre, Ziauddin Yousafzai, tuviera una visión más abierta del rol de la mujer.

De hecho, me parece que Ziauddin es el verdadero activista del libro. Se las arregló para montar y mantener, más allá de las presiones financieras, una escuela para mujeres, allí donde se les prohibía la escolarización a partir de cierta edad. Se las arregló para hacerle frente a los talibanes, que eran todavía más punitivos con la educación femenina.

El relato de Malala es un testimonio en primera persona de la vida en su valle natal, en un país que lucha por salir de la pobreza, donde sus políticos viven cómodos y parecen despreocupados de la situación en el interior. Fue testigo de verdaderas devastaciones, como un terremoto y una serie de inundaciones, además de la lucha para expulsar a los talibanes de su territorio.

Por supuesto, también narra cómo sobrevivió al atentado, cuál fue su diagnóstico y cómo se las arregló su familia para transferirla a un hospital de Reino Unido (con toda la burocracia que implica) donde recibiría tratamiento y rehabilitación y donde, eventualmente, tuvieron que forjarse una nueva vida.

Octubre: un libro de un personaje famoso que no sea escritor

Libro elegido: Grace’s Guide: The Art of Pretending to Be a Grown-Up (Grace Helbig, yutúber)

Quizá el ser influenciador no se correlacione con tener la habilidad de contar historias por escrito, de ahí que algunas personas «cultas» tengan prejuicios relacionados con estos materiales. Aun así, la gente tiene derecho a ganarse la vida, y si quieren darse el lujo de publicar un libro, me parece perfecto. Siempre pueden contratar a un corrector, a un periodista, incluso a un escritor fantasma para producir el contenido.

Dicho esto, de Grace Helbig apenas sé que tiene este libro, no disponible en español. De sus videos y otros contenidos no tengo idea. Simplemente quería leer algo escrito por una mujer. Busqué recomendaciones, apareció este título y decidí darle una oportunidad.

Mmm…

«El arte de pretender ser un adulto» es una serie de consejos y sugerencias para mileniales independientes, desde cómo superar una ruptura amorosa hasta cómo lidiar con la resaca.

Si eres milenial o centenial, lo disfrutarás un montón y te divertirás con las referencias. Grace habla desde su perspectiva como mujer estadounidense que vive su adultez juvenil en la década de 2010 (se dice: un país libre, en una época de libertad e innovación).

Aunque es un libro con un diseño muy bonito, útil para su público y entretenido de leer, no siento que me haya dejado un mensaje profundo. De hecho, sentí que ella y yo venimos de mundos muy diferentes, o que en realidad yo soy un rarito. Debido a esto, terminé olvidándolo en un par de semanas.

Si quieres más información sobre lo que pone allí, lee la reseña de The Self Help Hipster (en inglés).

Noviembre: el libro favorito de un amigo

Libro elegido: City of bones (Cassandra Clare)

Considero que una forma excelente de conocer a los demás es leer los libros que más les identifican o que han marcado sus vidas. Todavía recuerdo haber leído Coraline de Neil Gailman especialmente para entender lo que alguna vez me dijo una compañera sobre su forma de ver la vida, o Pantaleón y las visitadoras de Mario Vargas Llosa solo para saber por qué a cierto compañero le gustaba chacotear con esa historia. (Por la película ricolina, ¿no es obvio?)

Fue en una noche de febrero de 2018 que una amiga me comentó por primera vez sobre los «cazadores de sombras», un grupo de seres cuyas costumbres y cuyas ideas sobre la sexualidad y la muerte me sorprenderían porque iban más allá de la moral, o algo así. Me dio la referencia de los libros de Clare y me dijo que le avisara si un día los leía todos.

Doce meses después, en una conversación telefónica, me preguntó si ya lo había hecho. Ejem… ejem… bueno, en ese momento decidí que, ya que estaba haciendo el reto, usaría el mes de noviembre para leer la saga completa de los Cazadores de Sombras.

Sin embargo, llegó ese mes, y me encontré con que apenas quería podía leer. (Lo siento, senpai, falté a mi promesa.) Pero no quería fallar en este reto porque ya habría sido el colmo, así que me conseguí el primer libro de la serie: City of bones.

Tenías razón, senpai, esa gente es rarita.

Independientemente del lore que pueda tener esta saga, me encantó esta primera entrega porque muestra cómo los adolescentes inocentes ven el juego adulto del poder.

Allí, se veía que todo el mundo ocultaba algo, comenzando con la mamá de Clary. Todos los adultos mienten, sobre todo, quienes tienen reputación de ser los más confiables, ya sea para mantenerse en el poder, para protegerse de las amenazas o para evitar que los menores se metan en sus asuntos. Se puede sentir la impotencia adolescente de los protagonistas a medida que siguen escarbando para encontrar la verdad. Quizá la más sorprendente sea la de Jace, revelada cerca del final.

Diciembre: un libro para colorear

Libro elegido: Princesitas Colorea

Originalmente quería usar Netter: Cuaderno de anatomía para colorear de John T. Hansen, pero no tenía ni el presupuesto para adquirirlo ni el tiempo para colorearlo. También sentía que no quería ver nada de anatomía (ni de mandalas, ya que estamos).

En fin… llegó la última semana de diciembre y, otra vez, no quería quedar mal por abandonar este reto, así que me fui al mercado central de mi ciudad y cogí el primer libro de Princesitas que vi.

¿Dije «libro»? Quizá sea más preciso decir «folleto». No sé. Depende de cómo quieras llamarle a tres hojas A3 dobladas por la mitad y con dibujos de princesas de Disney que vete tú a saber de dónde los sacaron o si están protegidos por derechos de copia.

Además, era eso o coger uno de Ladybug o de los Avengers. Yo no veo Miraculous, y no me interesan esas películas de Marvel. Tampoco sé quiénes son las Princesitas de Disney ni veo sus películas ni conozco sus emparejamientos, pero es que hace algún tiempo hojeé un cuadernillo similar y me pareció que tenía dibujos bonitos.

Por lo demás, debo decir que coloreé el libro como se me dio la gana.


En este 2020, quiero terminar mis lecturas pendientes de la década pasada y abordar temas que todavía no he cubierto, como nutrición y salud, ensayos escritos por mujeres de diversas posturas filosóficas, artículos científicos sobre biociencias (hace tiempo que he dejado de leerlos), etc. Con todo ello, quizá para 2021 me anime a crear mi propio reto.

Mientras tanto, ¿estás dispuesta a unirte a este plan lector de doce meses? Da igual cuándo comiences. Lo importante es comprometerse, aprender y divertirse.


Imagen de cabecera: Time Book Paper de zhuwei06191973 se usa conforme a la licencia Pixabay. Imagen 1: Sin título de jonabr0 [Instagram]. La imagen no me pertenece ni se distribuye con alguna licencia libre.

Cita este artículo (NLM) como:
Vera-Palomino, E. Doce libros en un año [Internet]. Ica (Perú): Shiny dreamer; 2020 sep 15 [citado 2020 %b 27]. Disponible en: https://shinydreamer.xyz/doce-libros-en-un-ano/.

Últimas entradas de Eduardo Vera (ver todo)
¡Compartir es agradecer! 🎉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *