¿Por qué te conviene invertir tu tiempo en la lectura?

La lectura no es la única actividad que puedes hacer para autoeducarte.

De hecho, en muchas ocasiones, es más práctico escuchar un pódcast, mirar tutoriales en YouTube o asistir a eventos presenciales y virtuales.

Leer supone un gasto de tiempo que la gente común suele emplear para buscar el meme de la euglena que baila La Macarena, ver los videos de sus quejinfluenciadores favoritos o tratar de razonar con los troles de Facebook.

Pero yo sé que no eres gente común.

0,86 por año

Se dice que tal es la cantidad de libros que lee el peruano promedio.1

Ignoro los criterios empleados (no hallo la fuente primaria), pero decir que se leen x libros me parece un tanto impreciso, puesto que no se presenta un concepto establecido de qué entiende la gente por «libro» (es decir, es posible leer libros para la universidad y que no se cuenten como «lectura»).

Además, no se argumenta por qué es mejor leer un «libro» que, por ejemplo, una revista, un periódico, un manga o un blog.

Otros estudios bienpreguntan por la cantidad de horas destinadas para esta actividad, o por el formato empleado. Esto le permite a la Pontificia Universidad Católica del Perú afirmar que la lectura es un hábito cotidiano para apenas 2 de cada 13 personas (15,5% de la población).2

Leer es una cosa, pero si hablamos de entender lo que se lee, en la Evaulación Censal Escolar 2018 se halló que solo un 16,2% de estudiantes de 2.º de secundaria (se dice: de 13 años) posee un nivel satisfactorio de comprensión lectora.3

¿Para qué sirve tener un nivel satisfactorio? Mira cualquier examen de admisión de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (como el de Ciencias de la Salud 2020-I), dirigido a un público a partir de 16 años, y verás que ellos inciden muchísimo en la comprensión lectora, aun en las preguntas de matemáticas.

En cuanto a mí, el desafío definitivo lo tuve cuando leí, a los 21, la duodécima edición de Goodman y Gilman. Las bases farmacológicas de la terapéutica, un libro durísimo de roer porque carecía (y aún carezco) de las bases matemáticas de muchas de las ecuaciones presentadas, y la información aparece en un orden diferente en cada capítulo (de hecho, es posible hallar la misma variable con valores ligeramente distintos según el tema consultado).

Incluso cuando nuestro profesor nos dejaba revisar el libro durante la clase para responder sus preguntas, la mayoría fallábamos miserablemente.

Ya te imaginarás todo lo que tuvimos que entrenar en comprensión lectura (y en superar la intimidación que nos transmitía el docente, todo sea dicho).

Luego, ¿qué queremos decir cuando hablamos de fomentar la lectura en los jóvenes? Es posible venderse como lectora por haber terminado la saga de Juego de Tronos y, aun así, ignorar lo que dice el Código Civil y no comprender las fórmulas de los libros de la universidad.

Mi idea al respecto es muy simple.

Lee para conocer cómo funciona el mundo, para perfeccionar tu sentido crítico, para aprender más sobre tu profesión.

Por supuesto, también puedes hacerlo para entretenerte o para enterarte de los acontecimientos del día, como cuando lees un diario o una novela. Si te apetece leer el último libro de Daniela Pérez Peña o el primero de Publio Virgilio Marón, me parece excelente, pero no voy a referirme a ese tipo de lectura por ahora.

Mira, si vas a leer solo para quedar bien con la encuestadora o con ese profe que te cae mal, mejor sigue un par de buenos pódcasts o canales de YouTube sobre los temas que te voy a mencionar.

Aprenderás lo mismo, con la ventaja de que lo harás mientras estás en la combi o en el gimnasio, y quizá, incluso, el mismo cuerpo te pida profundizar esos temas con documentales o con los libros oficiales de tu experta favorita.

¿Qué leer?

Existen allí afuera miles de listas sobre «lo que tú deberías leer», y yo mismo estoy siguiendo (y recomiendo) la de Borja Prieto en su artículo Una alternativa a la universidad. ¿Entonces?

Hay ciertos temas básicos en los que puedes (y deberías) formarte mediante la lectura (o el medio que mejor se te dé):

  • Economía, política y leyes. Algo tan simple como la oferta y la demanda, la inversión y el ahorro, cómo se declaran los impuestos cada año, qué sucede con los intereses bancarios, cuáles son las normas a las que nos atenemos y qué tan útiles son para generar, conservar y repartir la riqueza. También deberías prestar atención al juego del poder, presente en la política, el trabajo y la universidad, cuyos resultados llegan a nosotros en forma de leyes, beneficios y castigos.
  • Psicología y relaciones humanas. Entiende que los seres humanos no somos tan «racionales» como nos pintan. Somos criaturas con temores, sesgos y fetiches, con tendencia a malinterpretar todo, con muchos defectos de fábrica y otros tantos provocados por nuestra crianza. Conocer eso es una forma de conocernos a nosotros mismos y una oportunidad para mejorar. Lee también algo sobre sexualidad, seducción y relaciones. La mala comprensión de la sexualidad humana hace que la gente se pelee por el aborto y la homosexualidad, trae más victimismo de «género» y es la receta para obtener romances infelices.
  • Emprendimiento, ventas y mercadeo. Tú necesitas crear algo que aporte valor a los demás para garantizarte un sueldo durante los próximos cuarenta años. Para eso necesitas saber cómo crear y validar una solución y cómo montar una plataforma para hacer que esta llegue a las personas adecuadas.
  • Nutrición, salud e higiene. No hace falta que memorices el ciclo de Krebs-Johnson o el de Radnitz-Cori, pero sí tener una idea general de lo que ocurre en los niveles celular y molecular con los alimentos que consumes. Aprende sobre el cuidado de tu salud y el funcionamiento de los medicamentos y las vacunas, quizá así sepas cuándo (o por qué) es buena idea inmunizarse y cuándo es mala idea tomar antibióticos para la «gripe».
  • <Inserta aquí tu área de especialización.> Ejemplo: si te gustan los juegos, podrías buscar un libro sobre cómo se programan, cómo se producen los gráficos, teoría de juegos, gamificación, historia de los videojuegos…

Si ya estás en una universidad o instituto, lee libros que te sirvan:

  1. para entender mejor la materia (libros de tu editorial preferida o resúmenes de tu senpai de la universidad), y
  2. para aprobar el ciclo (exámenes anteriores y libros de los que se tomen las preguntas). ¿Por qué la distinción? Créeme, he conocido profesores que te recomiendan tochos infumables o diapositivas que solo Ai Apaec comprende. Las preguntas te vendrán de esos tochos, pero leerlos no te bastará para captar la forma de pensar del curso, lo que me lleva al siguiente punto:
  3. Aprende a aprender. Recomiendo Cómo estudiar y aprender una disciplina de Richard Paul y Linda Elder. Se lee en un ratito y te da las herramientas que necesitas para enfocarte bien al momento de iniciar cada ciclo y cada curso. Luego, ya podrás buscar sobre técnicas de aprendizaje y metodología de la investigación.

Chris Guillebeau, al hablar de su idea de autoeducación, propone leer también los textos sagrados de las principales religiones del mundo. Hazlo si quieres, pero no como suele hacerse (cinco párrafos cada día o cada domingo, algo que puede difuminar el contexto de los hechos narrados), sino como si estuvieras leyendo una novela o ensayo. Además, o lees todo o lo dejas.

  • La Biblia: Salvo la Nueva Versión Internacional (que suaviza los versículos más problemáticos, lo que los saca de su contexto histórico), casi cualquier traducción está bien. Lee también los libros deuterocanónicos de las versiones católicas.
  • El Corán: Te sorprenderá enterarte de cómo se reinterpretan los personajes e historias bíblicas que todos conocemos. El islam, de hecho, se autodefine como una continuación del mensaje de Abraham, Moisés y Jesús.
  • El canon Pali: Se trata de una colección de textos con las enseñanzas de Buda. No están traducidos por completo al español, pero Los sermones medios de Buda (trad. A. Solé-Lerris y A. Vélez de Cea) constituye una buena compilación.

¿Físico o electrónico?

Elige el formato que mejor se acomode a tu ritmo de vida y a tu bolsillo.

En la universidad tenía que asimilar y releer muchísima información en un tiempo cada vez más reducido, por lo que siempre que podía, recurría a libros ilustrados físicos, a ser posible, de gran formato y a todo color, los cuales rayaba conforme avanzaba. Aun cuando esos materiales existían en formato electrónico, los imprimía para llevármelos a cualquier lugar con una mesa, una silla y sombra.

Leer PDF en un keitai, especialmente los que vienen con cien columnas y mil figuras, me resulta re-engorroso. En cambio, los libros electrónicos en formato EPUB (es decir, como si estuvieras leyendo una web donde el texto y las imágenes se ajustan de manera automática) son una excelente forma de convertir tu keitai en una enciclopedia ilustrada. Si puedes contratar una conexión barata, incluso podrás leer buenos blogs y revistas académicas que complementarán su contenido con diapositivas y videos.

Por supuesto, debes evaluar tus preferencias, tus hábitos y tu bolsillo. De repente se te hace más fácil estudiar contenidos directamente con el celular, y no pasa nada. Lo importante es que puedas asimilar las ideas.

¿Qué piensas acerca de la lectura en nuestra generación de mileniales y centeniales? ¿Conocías alguno de estos libros? ¿Qué temas consideras importantes para la autoformación?


Referencias

  1. Menos de un libro al año leen peruanos en promedio [Internet]. Lima: La República; 2017 abr 11 [citado 2019 oct 2]. Disponible en: https://larepublica.pe/sociedad/864628-menos-de-un-libro-al-ano-leen-peruanos-en-promedio/.
  2. Boletín Nº 137. Estado de la Opinión Pública. Lima: Instituto de Opinión Pública de la Pontificia Universidad Católica del Perú; 2015 sep [citado 2019 oct 4]. Disponible en: http://repositorio.pucp.edu.pe/index/bitstream/handle/123456789/52103/BoletinIOP_PUCP_137.pdf
  3. Informe para docentes – Lectura – ECE 2018 – 2.º grado de secundaria. Lima: Ministerio de Educación; 2019 [citado 2019 oct 4]. Disponible en: http://umc.minedu.gob.pe/wp-content/uploads/2019/07/Docente_2Sec._-Lectura.pdf

Imagen de cabecera: Reading Woman Girl de josephredfield se usa conforme a la licencia Pixabay.

Cita este artículo (NLM) como:
Vera-Palomino E. ¿Por qué te conviene invertir tu tiempo en la lectura? [Internet]. Ica (Perú): Shiny dreamer; 2020 sep 15 [citado 2020 %b 21]. Disponible en: https://shinydreamer.xyz/lectura/.

Últimas entradas de Eduardo Vera (ver todo)
¡Compartir es agradecer! 🎉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *